es constitucional, no confundas

Kenji Fujimori demanda del presidente humala una voz “clara y masculina”

¿Por qué la voz del Presidente debe ser masculina?

No se trata únicamente de exigirle a Kenji – o cualquier otra autoridad – un lenguaje no sexista por puro political correctness. Son las concepciones profundamente arraigadas que se reflejan en este tipo de frases, las que precisan ser erradicadas.

Angélica Motta

Publicado: 2012-04-11

Kenji Fujimori ha demandado del presidente, en el pleno del Congreso de la República, una voz “clara y masculina”, señaló además que le parecía que el presidente estaba pasando por una “crisis de identidad”. Ante las reacciones de molestia de la bancada oficialista, “explicó” que se trataba de una “cuestión de género”. O sea, Kenji está preocupado porque el presidente, a su juicio, estaría pasando por una crisis de masculinidad que estaría afectando seriamente su capacidad de liderazgo. 

Aunque el mencionado congresista ya nos tiene acostumbrad@s a declaraciones desafortunadas, que no merecen pasar de lo anecdótico, ésta en particular no debería pasar inadvertida y merece reflexión porque se trata de una percepción profundamente sexista del liderazgo que, por desgracia, está bastante extendida. La frase de Kenji es una versión más de los típicos: “ponte los pantalones”, “habla como hombre”, “pórtate como hombre”, “pareces una hembrita”, “no seas maricón” y un largo etcétera de expresiones que reflejan un sistema de género en que atributos como firmeza, fortaleza, ejercicio de autoridad y liderazgo se asocian con formas de masculinidad hegemónica. Ésta, a diferencia de la feminidad, se logra con esfuerzo y por lo tanto es frágil, aquellos que no están a la “altura” están en permanente riesgo de caer en el territorio “poco auspicioso” de lo femenino y/o “la mariconada”. Este asunto tiene un especial peso si se trata de pensar a quien corresponde ocupar las más altas esferas del poder político.

Precisamos deconstruir y cuestionar asociaciones rígidas entre masculinidad-autoridad, masculinidad-poder ¿Por qué las voces no masculinas no podrían ser capaces de ejercer el poder de manera competente? Y aquí no me refiero sólo a las mujeres (que ciertamente tienen en este sentido común un obstáculo bastante grande para consolidar aspiraciones políticas en altas esferas del gobierno) sino a personas (hombres, mujeres, trans, intersexuales) que en general tienen opciones identitarias de género diversas, que no necesariamente incluyen la masculinidad hegemónica, pero que no por ello dejan de tener excelentes capacidades de liderazgo.

Este tipo de sentido común está tan naturalizado que frases que contienen un sexismo tan flagrante como la de Kenji no han generado las reacciones de rechazo que deberían, aun cuando fueron dichas en un supuesto espacio de construcción de democracia como es el Congreso de la República. Esta intervención de Kenji la vi en un noticiero televisivo matutino en el que tres congresistas mujeres y el presentador discutían acerca de la ilegitima posibilidad de que se cambien las leyes para que la primera dama sea candidata en las próximas elecciones presidenciales, un contexto del que se hubiera podido esperar algún cuestionamiento al sexismo contenido en la frase, pero este punto pasó desapercibido.

No se trata únicamente de exigirle a Kenji – o cualquier otra autoridad – un lenguaje no sexista por puro political correctness. Son las concepciones profundamente arraigadas que se reflejan en este tipo de frases, las que precisan ser erradicadas.


Escrito por


Publicado en

Cuestión de género

Reflexión y crítica sobre las desigualdades de género.